Cistitis: ¿cómo me puede ayudar mi farmacia?

En anteriores publicaciones hemos visto que las cistitis son infecciones  causadas por la presencia de bacterias en las vías urinarias. En esta segunda publicación pasaremos a clasificarlas para saber cuando necesitan de atención médica, y cuando podemos manejarlas desde la Farmacia Asistencial o las puede manejar el propio paciente.

Las cistitis pueden ser agudas o recurrentes. Una cistitis se considera recurrente cuando se producen tres o más episodios al año o más de dos episodios en seis meses.

A su vez, las infecciones recurrentes pueden deberse a una recidiva o recaída con el mismo microorganismo y que se produce por elección incorrecta del antibiótico, duración inadecuada del tratamiento, el desarrollo de resistencias o existencia de anomalías en las vías urinarias.

También puede aparecer una reinfección por un germen distinto al anterior, trascurriendo al menos dos semanas después de terminar el tratamiento con antibiótico (en general ocurren varios meses después).

En ambos tipos de infecciones recurrentes, deberemos de acudir al médico para una evaluación y exploración que aclare los motivos de la recurrencia. La presentación de un cultivo de orina o un antibiograma facilitará mucho la labor del médico y rapidez de actuación frente a dicha reinfección. Dichas pruebas pueden ser obtenidas a través de La Farmacia Asistencial y sus colaboradores.

Pero en la mayoría de los casos las cistitis en mujeres sanas no embarazadas son infecciones urinarias agudas NO complicadas. En estos casos los síntomas típicos son:

1. Dolor o escozor al orinar (disuria)

2. Necesidad frecuente de micción (polaquiuria)

3. Urgencia en la micción.

4. Piuria (presencia de leucocitos en la orina, detectable en tiras reactivas)

 

Son infecciones que pueden ser manejadas directamente con un profesional farmacéutico.

Se consideran infecciones agudas complicadas cuando aparecen en:

1. Niños, embarazadas, lactantes, hombres o ancianas

2. Cuando es la primera vez que se tienen los síntomas o si estos duran más de 7 días.

3. Si la sintomatología incluye fiebre, dolor lumbar o sangre en orina. En estos casos podría tratarse de infecciones de vías altas (riñon)

4. Si la paciente está en tratamientos con antidiabéticos, inmunosupresores o está sondada.

En estos casos, al igual que en las infecciones recurrentes, será necesario consultar a un especialista médico.

 

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico se suele realizar en base a los síntomas, pero como ayuda, en la Farmacia Asistencial se pueden realizar cultivos de orina, y también se dispone de tiras reactivas (leucocitos y nitritos).

Si están presentes todos los síntomas la posibilidad de cistitis es de 90%. Ante una cistitis típica con disuria y frecuencia, sin otros síntomas ni signos que sugieran un diagnóstico alternativo o una complicación, se puede iniciar el tratamiento sin realizar más pruebas. En presencia de síntomas muy claros un resultado negativo de las tiras reactivas no excluye infección.

La principal indicación de la realización de un cultivo de orina es el aislamiento de la bacteria causante de la infección y/o la realización de un antibiograma.

Un antibiograma es una prueba que utiliza un amplio número de antibióticos frente a la bacteria causante de la infección, dando información sobre el antibiótico más efectivo frente a la bacteria causante de la enfermedad en un dicho episodio e individuo particular.

También recomendamos desde la Farmacia Asistencial la realización de un cultivo de orina después de 10 días de haber finalizado un ciclo con antibióticos, y así poder dar la infección por erradicada o no.

Ahora que ya sabemos todos estos datos, en la próxima publicación repasaremos todas las medidas higiénicas y tratamientos que podemos utilizar para hacer frente a esta molesta infección.

Os esperamos de nuevo.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario: