La vuelta al cole, ¿la vuelta de los piojos?

Los piojos de la cabeza (Pediculus humanus capitis) son insectos que viven exclusivamente en el cuero cabelludo del ser humano. Los piojos no ocasionan trastornos graves para la salud ni transmiten enfermedades, pero sí provocan un picor muy molesto en el cuero cabelludo y resultan muy contagiosos tanto en el entorno escolar como familiar. De hecho, todos los años, la pediculosis se extiende entre un buen número de niños: entre el 4,9% y el 14% de los niños en edad escolar ha sufrido este problema alguna vez, según el Ministerio de Sanidad.

 

El picor que se asocia con los piojos es debido a que se alimentan seis veces al día de la sangre humana y que la saliva que inyectan para facilitar esta labor es irritante. Rascarse la cabeza puede irritar el cuero cabelludo y producir una pequeña infección bacteriana que aumente el malestar. El picor en el cuero cabelludo puede persistir durante algunas semanas después de la aplicación del pediculicida, pero se debe más a una reacción alérgica al producto utilizado que a la existencia de piojos vivos.

 

¿Quién puede tener piojos?

No existen diferencias entre sexo, edad o higiene capilar. Todos somos susceptibles de contraer esta infestación. Sino que son los métodos preventivos los que van a evitar el contagio.

Los piojos se transmiten por contacto directo de una cabeza con otra, ya que no tienen alas, ni tampoco pueden saltar ni nadar, ni se encuentran en los animales domésticos ni en la hierba. Sin embargo, el contagio es posible por el intercambio de objetos de uso personal como gorras, accesorios de pelo o toallas. Hay menores, sin importar su género, que presentan más predisposición a padecer piojos debido a su composición sanguínea. Sin embargo, sí que existen ciertos factores de riesgo, como jugar con las cabezas muy juntas, llevar el pelo largo o compartir objetos como horquillas, coleteros, peines, etc. que son más comunes entre las niñas, y por lo tanto, pueden hacer que estas los padezcan más.

Los menores tienen un menor cuidado a la hora de prevenir estos contagios, y son más dados a jugar con las cabezas juntas. Pero es totalmente falso que solo afecte a niños, es más, cada vez afectan más a profesores, cuidadores, padres y abuelos, médicos y personal sanitario.

Por último, es falso que los piojos solo aniden en el pelo sucio,  es más, prefieren el pelo limpio pues facilita su movimiento y agarre.

En la próxima publicación aprenderemos las principales claves para la prevención y tratamiento de esta infestación. Mientras tanto, aqui tienes un video con algunas de ellas.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario: